La red WiFi emite menos radiación que un foco de luz

En los últimos días ha circulado en algunos medios latinoamericanos información sesgada sobre una campaña lanzada en España para retirar el wi-fi de los colegios, alertando sobre sus riesgos y supuestos efectos en la salud.  “El Wi-fi emite radiaciones electromagnéticas a una potencia muy elevada; las consecuencias son nocivas para todos, pero en especial para los niños, más vulnerables porque están en pleno desarrollo”, advirtió el abogado ambientalista Agustín Bocos durante una entrevista con el diario La Vanguardia”.  dice el texto. El artículo recoge como fuentes a “la Organización para la Defensa de la Salud”, “la Fundación Vivo Sano” y “la Fundación para la Salud Geoambiental”.

LeyendaUrbanawIFIPero no todos los diarios siguen esa corriente. 20 Minutos publicó dias atrás un esclarecedor anàlisis sobre el mito de los routers: las redes inalámbricas emiten menor radiación que un foco de luz.  Desde aquì reseñamos algunos de los puntos más importantes de ese texto.

1.- Vivimos rodeados de ondas electromagnéticas. Desde el bronceado de la piel hasta nuestra visión o la escucha de los sonidos son partes de ese espectro. También están presentes en la tecnología, como en la radio o la televisión y, por supuesto, en Internet.

2.- A mayor frecuencia de onda, mayor es la energía que esta transmite. Así, en la parte más alta en frecuencia del espectro, están los rayos gama, rayos X y la luz ultravioleta. Estas ondas, de alto contenido energético, pueden producir daños en las personas, ya que pueden causar quemaduras en la piel o, a nivel más profundo, afectar al ADN, el material genético que rige los procesos de nuestras vidas y que al verse alterado puede dar lugar a adenocarcinomas, es decir, tumores.

3.- Las ondas del espectro de frecuencia más baja no provocan daños físicos en los seres vivos. La tecnología Wifi se encuentra dentro de este rango de ondas ‘inofensivas’, ya que usa una banda del espectro cercano a las ondas microondas, un escalón energético por encima de las ondas de radio pero por debajo de la luz visible.
En otras palabras, la luz de una bombilla transmite más energía que una red Wifi, y si vivimos rodeados de bombillas sin enfermar, en principio podemos hacerlo rodeados de redes Wifi.

4.- En la última década diversos gobiernos e institutos de investigación han abierto una guerra contra la tecnología Wifi en Europa. Han destinado más de US$ 250 millones al estudio de los cambios electromagnéticos que provocan estas ondas, en especial a la evaluación de los posibles riesgos sobre la salud de la exposición a frecuencias de 0 a 300 gigahercios, rango en el que se hallan las ondas de radio, televisión o de los móviles.

5.- La Organización Mundial de la Salud cuenta con un apartado en su web dedicado a los campos electromagnéticos y la radiofrecuencia. Según este organismo internacional, los niveles de exposición a radiofrecuencia de las estaciones radiofónicas de base y las redes inalámbricas son tan bajos, que los aumentos de temperatura son insignificantes y no afectan a la salud de las personas.

6.- Según la OMS, el temor que tienen muchas personas a la exposición al wifi y a otras ondas de radiofrecuencia se debe la publicación en medios de comunicación de estudios ‘científicos’ recientes, no confirmados o avalados, que provocan un sentimiento de inseguridad frente a riesgos desconocidos a largo plazo.

¿Y ahora què piensa? Puede revisar el texto completo de 20 minutos desde este enlace.