Un estudio en Cataluña confirma que los campos electromagnéticos de las antenas están por debajo de las normas internacionales

Un nuevo estudio divulgado en Barcelona confirma una tendencia creciente respecto al impacto de los campos electromagnéticos en la salud de la población. Según el diario La Vanguardia, los niveles de campos electromagnéticos de las antenas de telefonía móvil en Cataluña “están “muy por debajo” de lo que establece la legislación”.

El tercer “Informe anual sobre niveles de exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia en Cataluña” revela los trabajos realizados por técnicos del gobierno autónomo catalán durante el 2015. Hicieron un total de 5.299 mediciones en 1.945 espacios de toda Cataluña, incluidos los considerados sensibles.

El estudio confirma que los niveles de campo electromagnético (CEM) de radiofrecuencia (RF) generados por las antenas de telefonía móvil y otros sistemas de radiocomunicación (como FM, televisión, Wi-Fi y WiMAX) en Cataluña “siguen siendo muy inferiores a los niveles máximos permitidos en la normativa vigente”, adoptada por los países de la UE y basada en recomendaciones internacionales.

El informe, elaborado por la Secretaría de Telecomunicaciones, Ciberseguridad y Sociedad Digital, también recoge las mediciones hechas por los más de 300 equipos fijos de monitoreo que integran la red del Sistema de monitorización de Radiofrecuencia (SMRF) de Cataluña y que miden de forma continua el nivel de CEM de RF generado por las antenas de telefonía móvil y otros sistemas de radiocomunicación en 184 municipios catalanes.

En suelo urbano, durante el año 2015 los técnicos realizaron medidas con equipos portátiles en 111 municipios de Cataluña.

La mayoría de los sitios medidos corresponden a los llamados “sensibles”: guarderías (94), centros de enseñanza de infantil, primaria y secundaria (269), residencias geriátricas (84), parques públicos (111) y domicilios particulares (176).

Asimismo, y gracias a la colaboración con el Cuerpo de Agentes Rurales de Cataluña, se han realizado 1.848 medidas alrededor de 831 infraestructuras de radiocomunicación ubicadas en suelo rural.

Los niveles máximos permitidos en la normativa varían en función de la frecuencia utilizada por el sistema de radiocomunicación.

Así, por sistemas de radiocomunicación como la FM o la televisión, el máximo permitido de exposición para el público en general es de 28 V/m, mientras que para la telefonía móvil es de 38 V/m y para el Wi-Fi es de 61 V/m.

De las 5.299 mediciones realizadas con los equipos portátiles, que miden el total de CEM de RF procedente de la mayoría de los sistemas de radiocomunicación, 5.258 (99,23%) son inferiores a 5 V/m; 31 son entre 5 y 10 V/m; 6, entre 10 y 15 V/m y sólo 4, entre 15 y 20 V/m.

 

Fuente: Agencia EFE, vía diario La Vanguardia.